Hoy es EL DÍA

He leído muchas veces toda clase de artículos, posts, fábulas e historias sobre cómo un día te puede cambiar al vida. Hay días que están preparados para ser buenos: que si bodas, cumpleaños… celebraciones en sí, que se programan cada vez con más antelación. No me molesta, soy planificadora.

Pero a pesar de ello, sé que hay muchas cosas que no se pueden planificar, porque… porque la vida es así. Podría hacer una metáfora en la que un hombre no aprovecha su vida, y un día todo cambia, para mal.

Es cierto.

No podemos esperar que todo lo bueno venga porque sí, aunque nos da la impresión de que todo lo malo sí que llega porque sí.

Plantéate por qué hoy es importante. Por qué HOY puede ser el día. Y plantéatelo mañana, porque mañana también será un HOY. No se trata de valorar las cosas pequeñas de la vida, sino la vida en sí.

He llorado de alegría al ver que una de mis amigas, en el otro lado del mundo, ha encontrado una paz increíble. Y para mí, eso es lo que conforma EL día. También me he dado cuenta de que pierdo cosas por el camino, y me produce cierta tristeza. Hoy puede ocurrir cualquier cosa, buena o mala. Y lo cierto es que no se puede planificar. ¿Inquieta eso a mi mente planificadora? No. Porque en eso consiste la vida, en realidad. Para que un propósito salga bien, no tiene que ser únicamente cosa de la planificación. Se trata de intentar afrontar lo mejor que podamos todos los imprevistos que puedan surgir en nuestro camino. Y eso es lo que hace interesante el viaje.

Vuelvo a decir: Hoy es EL DÍA. Y cada mañana puedo repetírmelo, casi a modo de mantra. Cada uno puede completar la frase como quiera. O no completarlo, es  una decisión personal. Hay días en los que digo que “hoy es el día para avanzar en X”, o que “hoy es el día para NO hacer esto”. Esto es lo más simple. Luego llegan las complicaciones, y es que cuando te ocurre algo muy bueno, o algo muy malo, empiezas a ser consciente de lo mal que has empleado tu tiempo. Y ser consciente del azar de la vida puede resultar duro para algunos. Lo siento, pero no se puede tener todo bajo control.

Para mí, hoy es EL DÍA, porque he publicado esto. Puede no ser lo más grande que haya pasado en mi día, en mi semana, ni en mi vida, pero es algo más que hago. Y estoy orgullosa de ello. Y por eso intento seguir haciéndolo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *